domingo, 18 de marzo de 2012

9

En el centro de la diana

Y seguimos con más historias sobre los funcionarios a quienes nuestros indignos gobernantes han situado a propósito en el centro de la diana para desviar la atención del respetable sobre su incalificable gestión.

Una nueva encuesta elaborada por una tal Universidad Internacional Valenciana asegura que los valencianos son partidarios de aumentar la jornada laboral de los funcionarios. Lo primero que se me ha ocurrido es expresar mi parecer sobre la forma de acceso a la función pública, posiblemente la más democrática de todas ya que no depende de la decisión unipersonal de nadie ni del dedo de ningún jefe. Las oposiciones son un proceso selectivo abierto a cualquier persona que reuna los requisitos de la convocatoria y que no discrimina por sexos, colores, religiones, etc. No se puede decir lo mismo de otros y otras que trabajan en las empresas privada e incluso en las públicas.

'A los funcionarios se les debería prohibir totalmente las vacaciones y el descanso semanal y se les debería pagar mediante vales de comida'
Pero como me parece una maniobra más de las muchas de estos últimos tiempos para congraciarse con los parados desesperados que nos miran como privilegiados, como al enemigo, los culpables de todos los males de España, transcribiré un comentario que he leído en la prensa digital LEVANTE-emv) y que me hubiera divertido mucho en otros tiempos: "A los funcionarios se les debería prohibir totalmente las vacaciones y el descanso semanal. Se les debería pagar mediante vales de comida que podrían intercambiar en comedores de caridad. Deberían vestir un pijama de rallas con gorrito a juego, con una estrella de David cosida al mismo. Cuando se suprima un órgano administrativo los funcionarios que prestaban servicios en el mismo deberían ser conducidos a un campo de exterminio. Con el dinero que se ahorraría se podrían contratar más asesores, financiar las ONG de Blasco y Urdangarín, subir el sueldo de los eurodiputados y aumentar el número de senadores, que tanta falta hacen."

9 comentarios:

  1. Hoy en prensa, siguiendo con la campaña aparece lo que le cuestan los funcionarios a cada valenciano, 1228 euros al año. Sólo si te metes en leer la noticia descubres que estamos por debajo de la media nacional y que el problema de que tenemos es el de la deuda autonómica per cápita que se eleva a 4.388 euros, mientras que la media española es de 2.970 por habitante. En fin... veremos con que nos salen mañana.

    ResponderEliminar
  2. Ya te dije que lo del Levante-emv empieza a ser preocupante porque se está deslizando peligrosamente por la pendiente que conduce al amarillismo. Ellos sabrán qué hacen, pero por ese camino van a terminar convirtiéndose en un tabloide sensacionalista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No consigo descifrr, todavía, el interés, en seguir por esa deriva.

      Eliminar
  3. Pues a mí sí me ha divertido el comentario... Con sólo cambiar "funcionarios" por políticos,
    "eurodiputados" y "senadores" por ciudadanos y trabajadores respectivamente,
    y suprimir los nombres propios de dudosa referencia,
    ya tendríamos una buena receta.

    ResponderEliminar
  4. ¿Ves? En el fondo los verdaderos culpables no son los gobiernos sino nosotros mismos. Los gobiernos, que es evidente que juegan a jodernos, hacen lo que nosotros les dejamos. Si se dedican a joder a los funcionarios es porque la mayoría de gente piensa que los funcionarios son unos vagos y unos incompetentes. Es asqueroso, no el gobierno en este caso, sino la misma clase trabajadora que disfruta puteándose. Lo siento, pero es así como lo veo. Ya sabes que me considero un indignado de izquierdas y con las izquierdas: y me molesta cuando se cuenta sólo la mitad de la pelicula. Las cosas ocurren porque a una mayoría ya le parece bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Deberemos darle la razón a quienes opinan que los funcionarios no debemos ir a la huelga general ya que no somos trabajadores?

      Eliminar
  5. Eastriver tiene parte de razón. Es cierto que para el común de la ciudadanía los funcionarios somos como tentetiesos a los que sacudir para sofocar las frustraciones propias. En cierta medida es comprensible porque resulta más fácil atizarle a quien está a tu mismo nivel jeárquico porque sabes que el golpe que te puede devolver tendrá, a lo sumo, la misma intensidad que el que tú le hayas propinado, mientras que le atizas a quien está por encima de tí en el escalafón social sabes que el golpe que te viene de vuelta es mucho más duro. Nadie se acordaba de los funcionarios cuando un peón de albañil ganaba 3.000 euros limpios al mes, salvo para reirse de nosotros, señalando que eramos poco menos que retrasados mentales por perder tanto tiempo estudiando para ganar mil euros de mierda. Claro, ahora, cuando el peón de albañil está a punto de agotar su subsidio por desempleo y no ve perspectivas es cuando se acuerda de que hay un grupo de personas, "privilegiados", que tienen plaza fija y que cobran a fin de mes un sueldo que dadas las circunstancias no está nada mal; el mismo sueldo de mierda, o menos, que el que cobrábamos cuando las vacas gordas.

    Por eso cuando ahora me vienen con lo de la solidaridad de la pretendida "clase obrera" (sic.) - por cierto, ya le he dicho a algún afamado dirigente de esa "clase obrera" y tal, que vaya y le comenté a un minero del carbón que pertenezco a su misma clase, a ver qué tal y luego que me lo cuente - y la huelga general, pues tengo un conflicto moral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay más de uno que se hace la misma reflexión.

      Eliminar

Este blog tolera la discrepancia pero nunca la ofensa ni la falta de respeto. Me reservo el derecho a borrar comentarios injuriosos, insultantes o difamantes, sobre el autor, sobre otras personas que también comentan en el blog o terceras pesonas ajenas a la discusión.