miércoles, 23 de abril de 2014

0

¿El juez Silva desprestigió a Blesa?

'El desprestigio de Blesa es fruto de su actuación delictiva para la gente normal que tanto le gusta a Rajoy no de que el juez Silva lo metiera en el trullo'
Si Blesa no fuera un sinvergüenza y un golfo no se atrevería a sacar a colación ante un tribunal lo mucho que ha sufrido por culpa de un juez que lo mandó a la cárcel precisamente por comportarse y actuar como un delincuente.

Sinceramente, me importan un bledo los sufrimientos de Blesa los días que ha estado en el trullo. Muy pocos fueron y si en este país la justicia actuara con celeridad y justicia  no debería haber salido ni la primera ni la segunda vez que fue encarcelado.

En un sistema capitalista el presidente de una empresa que pierde miles de millones acaba en la calle sin un duro. Es parte del sistema de riesgo y recompensa sin el cual no existe el capitalismo.
En España no. España está llena de banqueros que han arruinado sus bancos, han sido rescatados con dinero público, y se han llevado millones. Y la justicia sigue ciega, sorda y muda.

No creo que haya ni un solo español que llore hoy por Blesa. Su desprestigio no es consecuencia de haber pasado por la cárcel como una estrella fugaz por el firmamento. Su desprestigio es fruto de su actuación, delictiva para la gente normal que tanto le gusta a Rajoy y que es capaz de discernir entre lo que está bien y lo que está mal, entre lo que es delito y lo que no con independencia que se tenga que esperar a lo que decida una institución que supuestamente imparte justicia pero que lo que deja es a la ciudadanía totalmente estupefacta. 

El delincuente en la calle mientras el juez acaba en el banquillo, un miembro del tribunal contaminado por haber trabajado para quien ahora acusa y un presidente de tribunal que parece salido de un reality.

martes, 22 de abril de 2014

1

Una ocasión fantástica para dejar las cosas claras

"El debate sigue abierto" dicho hasta en dos ocasiones por la portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, no es una respuesta que esté a la altura de lo deseable vistas las consecuencias que ha tenido en el PSOE y en el país la misma política que Valls quiere aplicar en Francia.

O se pretende llevar a un debate estúpido o lo que es peor, eludirlo. El hecho de que los socialistas franceses estén en pleno debate no debe ser un obstáculo para que quienes se supone que ya lo han pasado se manifiesten públicamente.

El PSOE da la impresión que quiere abrir un nuevo tiempo con nuevas políticas pero eso no será posible ni esas políticas creíbles si no actúan con coherencia ante una situación que es casi calcada de la vivida por los españoles en mayo de 2010.

¿Como pretende reforzarse de cara al electorado Elena Valenciano si no demuestra que esos deseos son auténticos y no una simple pose electoral? El tiempo de los juegos de palabras se acabó. Ha llegado el momento de la acción y de las realidades. Y eso es lo que estamos esperando muchos miles de militantes.

Si el austericidio es un camino equivocado no basta con decirlo sino que hay que practicarlo y asumir sus consecuencias con propuestas diferentes, imaginativas y sobre todo nuevas. Si la socialdemocracia tiene alternativas, sáquenlas, cuéntenlas, explíquenlas a quien se merece conocerlas. Pero sobre todo, practíquenlas. La ocasión es fantástica para dejar las cosas claras. O se aprovecha o se cierra la boca. Es cuestión de elegir.
1

Espero que la rebelión acabe con los recortes y con Valls

'Espero que ese tercio que hasta ahora se ha manifestado públicamente consiga sumar apoyos y acabe por deshacer los planes del Primer Ministro'
De motín en el socialismo frances o rebelión de los socialistas franceses califica la prensa española lo sucedido con el plan de ajuste de Valls al que un tercio de los diputados del PSF le han plantado cara y afirman estar dispuestos a no votar.

Si en España hubiera pasado lo mismo con los diputados socialistas frente a ZP posiblemente en estaríamos en la situación actual en la que se encuentra el PSOE. En aquel momento si hubo discrepancia, que parece que las hubo, se expresaron por lo bajo, con demasiada discreción y acabaron aceptando la voluntad del líder. Salvo alguna honrosa excepción que no ha vuelto a repetir como diputado.

Espero y deseo que no ocurra la mismo en Francia y que la parte crítica de los socialistas franceses, ese tercio que hasta ahora se ha manifestado públicamente consiga sumar apoyos y acabe por deshacer los planes del Primer Ministro que parecen estar escritos al dictado de Angela Merkel. Igual que sucedió en España.

Valls parece ser otro ejemplo de socialismo descolorido, que fomenta el desinterés y reproche de toda la izquierda. Un gobierno que realmente se enfrente al poder financiero sin titubeos tendrá el apoyo masivo de su pueblo, en cambio de ésta forma los líderes socialistas caerán como moscas, uno a uno. Y así, la derecha (hermanada con la banca) está ganando terreno en Europa desde hace 10 años. Y por consiguiente tenemos más desigualdades sociales.

La socialdemocracia europea le ha cogido el gusto a hacerse el harakiri en el prime time. Cuando haya desaparecido algún día los historiadores nos explicarán las causas de su pulsión suicida. Llevará tiempo entenderlas.

Necesitamos que los socialistas despierten y tengan programas alternativos a la derecha neoliberal que nos ha dejado en estado de catalepsia. La derecha no gobierna, la derecha se enriquece.

sábado, 19 de abril de 2014

0

El error de la austeridad lo empezó ZP


Aunque duela, aunque le duela a Elena Valenciano debe reconocer que los jóvenes y la gente en general le echen en cara lo que hicieron mal, que fue Zapatero quien abrió el camino a las posteriores políticas del PP y que aunque el reconocimiento público está bien solo las políticas efectivas en dirección contraria podrán hacer perdonar los devaneos neoliberales. Francia, con el nuevo primer Ministro Valls se ha puesto en la misma línea de ZP. No parece que haya entendido nada.

Lo sucedido en este vídeo puede volver a pasar y echo de menos más valentía pública para afrontar la cuestión con personas que, como le recuerda uno de los jóvenes, está fuera del país como consecuencia de esa política. Decir es verdad, es verdad no es suficiente. A ver si se da cuenta.