domingo, 27 de julio de 2014

0

La tarjeta de visita de Pedro Sánchez

Cada día resulta más evidente que Pedro Sánchez es el contrincante que peor le viene a la derecha de este país. Y la reacción de Alicia Sánchez-Camacho es una confirmación clara de que las cosas son así. No le queda otro recurso para intentar descalificarle que compararlo con Zapatero. Pero si Pedro Sánchez empieza a cumplir todas esas promesas que ha explicitado hoy las cosas se le pueden complicar bastante al partido de Rajoy y a otros cuyo objetivo es la laminación política del enemigo, confundiéndolo con quien solo debería ser el adversario.

Derogar la reforma laboral; acabar con el aforamiento total de cargos públicos; limitar los mandatos presidenciales a dos legislaturas; reorganizar la financiación de los partidos para evitar otra Gürtel; hacer real la independencia de las instituciones del sistema político e institucional; eliminar los representantes políticos en el Tribunal de cuentas; endurecer el código penal por delitos de corrupción; abrir la participación ciudadana a las instituciones; reformar la ley electoral; derogar la reforma laboral y la del aborto de Rajoy; reformar la Constitución para establecer un marco federal; derogar los acuerdos con la Santa Sede; salir al encuentro de los indignados, del mundo de arte y de la cultura; y publicar trimestralmente en Internet las cuentas del partido y los bienes e intereses de los cargos públicos del partido; rechazo a la elección directa de alcaldes... no son malas ideas como tarjeta de visita.

Ahora se merece un tiempo de gracia para ver si cumple o no. Pero no solo él, también el partido como organización.

sábado, 26 de julio de 2014

0

El mito Pujol

Lo peor de la confesión de Jordi Pujol sobre su patrimonio oculto en el extranjero durante décadas y que no ha tenido más remedio que admitir es que existe la sensación extendida que este caso no es ni siquiera la punta del iceberg del problema y que en España hay miles de casos que afectan a personajes muy conocidos sino iguales, muy parecidos.

¿De verdad mucha gente se ha sorprendido cuando se conoció ayer la noticia? Puede que la sorpresa haya sido de cara a la galería pero no nos extrañaríamos nada si a partir de ahora se siguieran conociendo más noticias de estas. Y es que no conozco a nadie que se haya hecho rico de trabajar; no conozco a nadie que se haya hecho millonario solo siguiendo ese camino. Los millones suelen venir de otros menesteres y por otras vías que no son, ni mucho menos, limpias.

Jordi Pujol puede pedir las disculpas que quiera pero mientras ha sido parte del poder del Estado se ha dedicado a predicar que todos éramos iguales ante Hacienda, que todos teniamos que pagar según nuestras posibilidades y que sin los impuestos no se construye un Estado fuerte y Justo. Y tenía razón. Lo malo es que el no se ha aplicado al cuento y ha engañado a votantes y contribuyentes. Y eso tiene un nombre, ¿o no? ¿Tendrá consecuencias? Lo dudo.

viernes, 25 de julio de 2014

0

Cotino: ´Habré metido la pata, pero nunca la mano´

– Toc, toc, toc.

Y contesta el cabritillo: 

– ¿Quién es? 

– Soy vuestra madrecita que viene del bosque de traeros comida.

Y el cabritillo, no fiándose, le dice al lobo: 

– Pues enseña la patita por debajo de la puerta.

Y tenía una pata toda llena de pelos marrones, muy sucios, y el cabritillo se asusta y dice: 

– ¡No, no, no, tú no eres nuestra madrecita! ¡Nuestra madrecita tiene las patas más blancas! 

– ¡Ay, qué enfado tengo! 

Y se fue a un molino: 

– ¡Harinero, dame harina! 

Y entonces se pintó las patas de blanco con harina.

Como la voz ya la tenía fina, y con las patas blancas, se fue a llamar a la puerta de los cabritillos: 

– Toc, toc, toc.

– ¿Quién es? 

– Soy vuestra madrecita que viene del bosque de traeros comida.

– Pues enséñame la patita por debajo de la puerta.

Claro, como el lobo iba teñido de blanco, enseñó su patita y la tenía toda blanca. Y dice el cabritillo: 

– ¡Sí, sí, sí, tú eres nuestra mamá!, ¡tú eres nuestra mamá! 

– ¡Abrir la puerta! 

Abren la puerta y era el lobo. Entonces empezaron a correr pero él empieza a comérselos: 

– ¡Ah, uno! ¡Ah, dos! ¡Ah, tres! ¡Cuatro! ¡Qué ricos están y qué tiernos! ¡Cinco! ¡Seis! 

jueves, 24 de julio de 2014

0

Menos euforia don Mariano

Es imposible no alegrarse cuando en una situación de paro tan dramática como la actual, con casi seis millones de parados, las cifras estadísticas o de paro registrado bajan. Por poco que sea. Porque uno se alegra por esas personas que han encontrado trabajo. No me alegro por el Gobierno, porque las cifras le favorezcan, sino porque 355.000 personas que han encontrado trabajo son hoy tres cientos cincuenta y cinco mil dramas aminorados. Sí, sí, aminorados, solo aminorados. Cuando se substituye trabajo fijo por trabajo temporal; cuando los salarios no permiten llegar a fin de mes; y cuando el trabajo de calidad se transforma en trabajo basura solo se puede tener la sensación de que la presión sobre la garganta que te impide respirar ha disminuido.

Hasta hace poco el trabajo era garantía de estabilidad económica y quien lo tenía podía planificarse la vida. Hoy el trabajo por un mes, dos o tres solo permite retrasar la angustia de pensar qué hacer cuando lo vuelvas a perder. Así que el Gobierno debería bajar unos grados el nivel de su euforia y pensar en qué ha convertido el mercado de trabajo gracias a su reforma laboral.

miércoles, 23 de julio de 2014

0

Pacto contra los desahucios

¿Por qué ha de ser de derechas o de izquierdas acabar con los desahucios? ¿No acaban en la calle desahuciados de un y otro lado de espectro político? Acaso los bancos miran el carné político de la familia a la que van a dejar en la calle o si son votantes de unos u otros. A los banqueros no les importa la política si no afecta a sus negocios, su único objetivo es seguir aumentando su cuenta de resultados.

Si se produce un pacto entre partidos para intentar acabar con esta lacra, ¿qué más da quien lo proponga si el fin es loable? ¿Se van a contaminar unos u otros por haber estampado su firma en el mismo documento? En fin... lo que hay que leer en la prensa digital.