martes, 30 de septiembre de 2014

0

Democracia interna

Para que unas primarias sean democráticas ante todo deben ser justas y los candidatos deben partir de un mismo punto de arranque para intentar llegar a la meta. Esa meta no es ganar la elección sino participar en igualdad de condiciones. 

Si los candidatos o algún candidato no dispone del censo de militantes para poder dirigirse a sus compañeros y pedirles el apoyo, la cosa empieza mal. No es aceptable ni tolerable que quien dispone del control del aparato tenga todo a su favor y el resto de contendientes deban luchar contra los elementos para poder contactar con los afiliados.

Estoy seguro que Gabriel Echávarri es un demócrata y por tanto no maniobrará ni impedirá que el resto de candidatos en las primarias del PSPV de Alicante tengan lo que la razón dice que deben tener para que la contienda sea justa.

Ganarán todos los candidatos, ganará el PSPV, Ganará Alicante y la sociedad tendrá un ejemplo de transparencia y democracia interna entre los socialistas.

domingo, 28 de septiembre de 2014

1

Que la Iglesia cree su propio partido

'Los señores prelados afirman que no volverán a votar al PP pero no me lo creo'
La Iglesia católica debería decidirse ante la sociedad y presentarse ante ella como esa institución que nunca ha pretendido otra cosa que influir políticamente para conseguir sus objetivos, que a veces uno sabe muy bien cuáles son.

Anclada en una sociedad de hace más de dos mil años sigue sin entender que la decisión de seguir sus creencias o no es algo personal e intransferible y que la imposición de una doctrina pasó ya a mejores tiempos. La sociedad moderna no debe aceptar que venga nadie a imponerle su catecismo y solo un proceso íntimo y personal de reflexión y convencimiento puede llevar a cualquier ser humano a decidir compartir con otros unas creencias que el hecho de estar tan institucionalizadas le han hecho perder frescura e incluso esa novedad del principio. Pero eso pasa en todas la religiones.

Los señores prelados españoles están muy decepcionados, el PP les ha engañado y ha incumplido su promesa electoral de reformar la ley del aborto, es más ellos aspiraban a que fuera eliminada y se han quedado estupefactos viendo como los cálculos electorales de Arriola y Rajoy han podido con la creencias.

No volverán a votar al PP, afirman. Pero que quieren que les diga, no me lo creo. Cuando dentro de unos meses lleguen de nuevo las urnas se taparán la nariz y volverán a depositar la papeleta aunque sea una incongruencia más y otra contradicción a sumar.

Ninguno de esos prelados dijo nada cuando Rajoy incumplió su programa electoral nada más llegar al poder, se olvidó de sus promesas e hizo de su capa un sayo. Han pasado casi tres años y salvo alguna excepción muy concreta se han mantenido calladitos esperando que la Divina Providencia iluminara a Mariano y les diera lo suyo, lo prometido.

Ningún partido político los representa ni lleva su doctrina en el programa. Pero olvidan que los programas no son doctrinas aunque a veces lo parezcan y que en última instancia es preferible tener un renuncio y conseguir el voto que les llevará al poder.

Deberían crear su propio partido político, bien definido e identificado y así todos tendríamos bien claro con el apoyo que cuentan. Si pudieran crearían un estado confesional en el que toda la ciudadanía debería cumplir con sus preceptos aunque no fueran católicos. Lo que hizo Franco, vamos. Pero eso no es nada democrático. Aunque bien pensado, ¿quién dice que la Iglesia sea una institución democrática? 

viernes, 26 de septiembre de 2014

3

Tabú

Cuando en el espectro ideológico de la izquierda alguien manifiesta reserva frente a las simplificaciones practicadas por Podemos, una ola de virulencia cibernauta se moviliza en las redes para acallarle. “¡Se os está acabando el chollo!” o “¡cómo se os nota el miedo!”… serían las fórmulas más suaves de una descalificación que a menudo se desliza hacia el juicio sumarísimo personal o digital.

miércoles, 24 de septiembre de 2014

4

¿Incumplimientos? Depende de cuales

"Es una vergüenza nacional que este engañabobos siga en la Moncloa tomando el pelo al personal."

Marhuenda dixit, refiriéndose a Rajoy...

...y a su incumplida promesa electoral de reforma de la ley del aborto. Sin embargo no dijo lo mismo cuando Rajoy empezó a hacer todo lo contrario de lo que había dicho que haría una vez que tomó posesión de su cargo allá por las Navidades del 2011. Es más, le apoyó entonces y no ha dejado de hacerlo hasta el mismo día de hoy defendiendo a capa y espada ese incumplimiento por el interés general.

Todo lo anterior nos lleva a concluir cuan integrista es el tal Marhuenda. Un integrista religioso de los que asustan, capaz de convertir el cuerpo de las mujeres en un simple objeto utilizable cuando conviene. En cambió no tiene empacho en apoyar la mentira, el engaño y el incumplimiento de programas si todo ello no afecta a sus creencias religiosas. Definitivamente un personaje digno de la España en blanco y negro más triste y lamentable.

martes, 23 de septiembre de 2014

4

Servidores de sus amos

Entiendo y no me parece mal que Público quiera ser el portavoz mediático y el altavoz de Podemos en la prensa digital. No me parece mal. Cada quien es libre de apoyar lo que le parezca y adoptar la postura política que crea conveniente. Pero a partir de ahí hay que saber donde está cada uno y no pretender ser el paradigma de la objetividad y la prensa libre. Como los demás medios, y no se salva ninguno, cada uno sirve a su amo. Solo es cuestión de identificar a ese amo.